Consejos para mudarte

Cambiar de vivienda, de barrio, de vecinos es una experiencia refrescante y llena de ilusión que sólo se empaña por una cuestión: la mudanza.

Trasladar de un punto a otro todo el valor sentimental de una vida, por cercanos o lejanos que estén esos destinos entre sí, supone un trámite que no sólo puede poner a prueba tu paciencia sino también tu bolsillo al tener que desembolsarte de cierta cantidad de dinero acorde a las características del volumen y trabajos a realizar durante el traslado.

¿Cómo puedo  abaratar al máximo este proceso?

Según el estudio económico del sector del transporte por carretera del Ministerio de Fomento, el negocio de las mudanzas mueve miles de millones de euros al año en España y su pico de actividad abarca los meses de Junio, Julio y Septiembre,

Paso a paso. Consejos para hacer una mudanza

Lo primero que debes hacer es presupuestar el coste de tu mudanza. Tienes que saber de cuánto dinero dispones para decidirte entre contratar una empresa o hacerlo por tu cuenta.  No hay que olvidar presupuestar todos los gastos que implica una mudanza (transporte, mobiliario nuevo, productos de limpieza, material de embalaje…)

¡Sí, me decanto por la opción profesional!

Quizás tengas un mal recuerdo de otros traslados que decidiste llevar a cabo por ti mismo, ya nos lo han contado muchos clientes, y seas de los que prefiere ponerse en manos de profesionales para esta nueva mudanza. Si es así, en Internet puedes encontrar miles de empresa que prestan servicios de mudanzas de hogar a particulares.

¡Cuidado a la hora de contratar una empresa de mudanzas no legal, te puede costar más dinero y quebraderos de cabeza!

Una empresa legal de mudanzas tiene una serie de requisitos que tiene que cumplir:

Deben proporcionarte un contrato de mudanzas, por escrito.

Debe poder suscribir un seguro de responsabilidad civil.

Deben ofrecerte la posibilidad de contratar un guardamuebles, aunque no lo uses.

Debe darte factura y garantías en sus trabajos.

Deben saber embalar correctamente todo tipo de enseres.

Debe respetar las advertencias “frágil” en las cajas.

¡Prefiero hacerlo yo mismo!

Si tienes la posibilidad de trasladarte sólo con tus propios medios, hay algunos asuntos que deberías tener en cuenta.

No será suficiente con tus dos manos. Eso es algo que comprobarás como una realidad en cuanto veas la cantidad de cosas que puede uno llegar a acumular en su vivienda.

Verás que aunque no cuentes con ayuda profesional, tu mudanza va a costarte al menos más de 200 euros.

Si vas a alquilar una furgoneta, piensa que el gasto puede superar los 150 euros. También deberás desmontar y volver a montar esos muebles grandes que tienes.

Además, si quieres proteger el mobiliario con papel burbuja que puede suponerte otros 80 a 100 euros, ya que el metro cuadrado de papel ronda los 2 euros y hay mucho que envolver. Cuenta también con un par de rollos adhesivos para precintar.

Antes de ponerte tú mismo a embalar vajilla, libros, ropa, etc., ten en cuenta que muchas empresas ofrecen servicios de embalaje por entre 100 y 150 euros.

La regla no escrita de las mudanzas dice que si algo puede romperse con más facilidad, sobre todo si no lleva bien claro el letrero de “frágil”, son los marcos de fotos, platos, vasos y pantallas.

Si tu objetivo es que la mudanza te salga lo más asequible posible, hay varias cosas que puedes hacer para evitarte contratar a una empresa que gestione tu traslado:

La importancia de hacer un inventario.

Haz un listado de todas las cosas que vas a llevarte. Repásalo, sé consciente de lo que realmente necesitas y haz una criba. Repite la operación varias veces

Mide bien cuánto tiempo invertirás.

Deberías comenzar al menos un mes antes del día de la mudanza. Empieza empaquetando lo que menos utilices y acaba con los objetos más cotidianos

Haz acopio de cajas.

Ponte de acuerdo con comerciantes de tu barrio para que te guarden unas cuantas cajas y sé puntual a la hora de recogerlas para que no les estorben.

El día de la mudanza elige bien los horarios para el transporte.

Evita las horas punta, que coincidan con el comienzo y el fin de la jornada laboral.

Por lo general, según el convenio, puedes pedir en tu trabajo podrás pedir un máximo 2 días de permiso para emprender tu mudanza. ¡A por ello!

Si vas a contratar a una empresa, avísales con un mínimo de 10-15 días y ten presente que en verano es mejor ampliar ese margen.

Si te interesa, seguiremos este artículo en un nuevo post, como organizarte.

Y si deseas pedirnos un presupuesto de mudanza sin compromiso, danos todos tus datos en nuestro formulario online de solicitud de presupuesto de mudanza.